¿Será este año?

No voy a hablar mucho más de Santa María, pues todos sabemos las barbaridades que se han hecho en este templo (con echar una visual a algunos de los blogs amigos, se podrá ver).
Sin embargo, dejo aquí esta foto del recuerdo, cuando Santa María era una iglesia blanca y luminosa -en mal estado de conservación es cierto, pero blanca y luminosa-. Todo parece indicar que la iglesia soportará el paso de varios años más, pero ha perdido su esencia y se ha enmascarado de diferentes estilos neocatetos.
Ya se acercan las elecciones municipales, todo parece indicar que abrirá sus puertas: llegarán los políticos, se harán la foto correspondiente, y se echarán sus cervezas y sus gambas para celebrar... ¿para celebrar, qué? El haber desprovisto a una gran generación de ubetenses de su iglesia mayor, de haber tardado 27 años en rehabilitar-destruir un templo cuando en otros casos apenas se tardan 3-4 años, de consentir como nuestro patrimonio se va degradando día a día y no se hace nada salvo echarse las culpas de unos a otros?
En fin, que se acercan las elecciones y ¿quizás? este año veamos Santa María por fin abierta... ¿pero, qué Santa María?

3 comentarios:

Vbedarecatada dijo...

La foto es genial, inédita, de gran valor histórico y de muy buena calidad. Tienes alguna parecida, dónde se vean las naves del templo, en todo su esplendor.

Vbedarecatada dijo...

Aunque ya no sea casi la misma iglesia, estoy deseando que llegue su inminente apertura, y poder vivir las tradiciones que vivieron nuestros padres y abuelos en la remozada iglesia.

Según algunos comentarios y otras fuentes, para el 28 de Febrero, es posiblemente la jornada de puertas abiertas.

Ayé comprobé que ya estaban rematando el enlosado del claustro.

Amigo José Manuel; Espero vernos en el interior del templo, en el día de su apertura.

Saludos

Jose Manuel Almansa dijo...

Me alegro que te guste la foto... tengo otras pero esta era la más interesante.
Si abren el día 28 de febrero, espero que les aproveche a los políticos la hartá de gambas y cerveza... ya iré a Santa María, pero sin actos protocolarios, no son de mi devoción