La palmera de Santa María

No sé de donde viene el gusto por las palmeras en una ciudad tan tropical como Úbeda, pero creo que algunas sobran. Sin duda, el caso más representativo es la palmera que está en los jardines delante del Palacio Vázquez de Molina, con una altura más que respetable aunque de perfil casi raquítico. Seguramente cuando se plantó hace unos años quedaría hasta bonita, con un tamaño bajo, pero ahora 'se les ha ido de las manos'.
¿De verdad los jardines gastan en porte y elegancia con este verde ejemplar? Creo que no, y muchos fotógrafos que quieran inmortalizar la portada de Santa María desde otro ángulo que no sea el corredor de enfrente del Ayuntamiento estarán de acuerdo conmigo (sin contar con la contaminación de señales de tráfico)...
Esperemos que pronto se decida trasladar este "magnífico" ejemplar de palmera tropical a otro sitio en donde luzca mejor, y dejen una vista global de Santa María.





2 comentarios:

Luisa Jiménez dijo...

No se que tendrá usted en contra de las palmeras, señor Almansa... pero en la ciudad renacentista en verano se pueden freir huevos en la calle, por lo que se parece bastante al clima que usted comentaba anteriormente... jaja es broma, yo también opino que deberían de quitar esas señales de trafico y ponerlas en otro lugar, sobre todo las de dirección prohibida...un abrazo!

Jose Manuel Almansa dijo...

Señorita Jiménez, yo no estoy a favor de eliminar la vegetación. Es más, ojalá plantaran más árboles en la ciudad... simplemente digo que hay que tener conocimiento en donde poner los árboles, o en este caso la palmerita (que ya ha crecido y se ha independizado).
jejejejjee, como te pille, te comento algo de audición y lenguaje!!! XD